Sobre MadreBeatriz Ruibal

A raíz del fallecimiento de mi madre, hace casi dos años, decidí fotografiar los objetos personales y detalles de su casa, nuestra casa. De manera obsesiva, comencé a registrar imágenes de las estancias del domicilio, así como de sus efectos personales, de los rastros que ella había dejado. Quería dejar constancia del impacto que me causó su desaparición. Solo después de una gran presencia, sobreviene la Ausencia.

De esta manera, se iniciaba el via crucis del duelo y también la idea del amor hacia la figura de la madre dentro del proceso creativo contemporáneo. Lo primero de todo era reagrupar las imágenes. En ese momento, me interesaba el punto final narrativo en la convivencia entre dichas instantáneas, además del autodescubrimiento a partir de los objetos o de los espacios que fuimos. Después, introduje textos, a modo de marcas que deja la experiencia del individuo, e intervine en el proceso creativo generando un universo textil, de ahí que mis escritos aparezcan bordados en oro y plata.

Esta técnica anteriormente reservada a la mujer para su uso doméstico, dentro del proyecto y de la creación contemporánea genera un diálogo con las imágenes de los objetos.

Madre, se nutre de la relación entre los conceptos de presencia y ausencia, de pérdida y sobrevivencia, en el marco de la creación actual. Durante este proceso vuelven a aparecer características sustanciales que han marcado hasta ahora mi obra, conceptos que me atraen enormemente , y que me llevan otra vez a proyectos anteriores como “365 días” (1996) , la “Brújula del cuerpo “ (2000), “ Hotel”  (2009) . Esos trabajos ya recogían todo lo que se refiere a lo íntimo y lo personal, a lo público y lo privado, a los rastros y huellas , a la presencia y la ausencia.

Es un homenaje a la relación entre la vida cotidiana de mujer y la condición de madre, el deseo de perpetuar lo que nos importa aun a sabiendas de su condición efímera.

Beatriz Ruibal
Madrid , Junio 2012

Desarrollado por Diseño Activo